El síndrome de Regan




El síndrome de Regan es el miedo a la posesión demoníaca, entendida como la posibilidad de que los demonios puedan entrar dentro de uno. Pero los demonios están dentro desde siempre, desde que nacimos como bestias humanas. El miedo a la posesión demoníaca es en realidad el miedo a que los demonios que están dentro de nosotros salgan.



© Miguel AlgOl

10 comentarios:

giovanni dijo...

la bestia que habita en cada uno de nosotros,exelente ,saludos miguel

Shaagar dijo...

Cuendo era adolescente tuve una crisis de pánico y puedo entender en primera persona este concepto: Que el/los demonios interiores salgan afuera sin tener control sobre ellos. Pues ahora, después de muchos años me he dado cuenta que él pánico estaba motivado por esto

Shaagar dijo...

Desde pequeños ceamos una máscara, un personaje, reprimiendo, ocultando, negando aspectos que no creemos convenientes o son socialmente inaceptables. Así, pues, somos actores de un papel autoimpuesto que consume nuestra vitalidad y nuestro fuego interno.
Debemos, pues, conocer a nuestros demonios, si somos lo suficientemente maduros para ello.

Isheth Zenumim dijo...

En realidad, Shaagar, esa máscara es impuesta por la socialización primaria, bastarda hija de nuestros padres. Se trata no sólo de educar, sino de imponer, por medio de castigos, un determinado tipo de conducta amoldada a sus deseos y una moral que, como tú bien dices, reprime nuestros deseos más profundos.
Esa sensación de inferioridad puede llevar a dos caminos: a ser un esclavo de ti mismo, o a liberarte de las cadenas opresoras para alcanzar la iluminación.

Anónimo dijo...

La bestia es el resultado de la represión de nuestra naturaleza animal. Nace así el dualismo, el que nos convierte en presos de nosotros mismos; éste rompe el equilibrio de nuestra auténtica identidad que ha sido defenestrada a la sombra durante siglos no para ser hombres sino para ser condicionados en el automatismo y la inconsciencia en la vida. Este estado es el progreso para muchos, pero lo cierto es que es la esclavitud y la ignorancia, el peligro de ser lo que otros quieren que seamos, por conveniencia social o lo que sea.
Jorge Apolión.

Raul Cardillo dijo...

Miguel,la claridad y calidad de tu prosa seduce,casi como un demonio.
Una curiosidad,algol era un programa de computación,nada que ver no?

Raul Cardillo dijo...

Somos tan bestias como el resto de los animales HUMANOS,que serían bien llamados así ya que nacen,viven y mueren en nuestro humus o tierra.
Nos diferencia la escritura y el uso de un lenguaje simbolico que nos ha permitido desarrolar pensamiento y cultura en un tiempo,lineal para nuestra representación mental.Claro,esa herramienta ha servido para someter y torturas a semejantes,algo que las otras bestias no hacen,dentro de un finísimo barniz de cultura.

Miguel AlgOl dijo...

No tiene mucho que ver con ese programa. En la sección Del Autor se explica qué es aquí Algol.

Huitoka dijo...

Los pelos de la espalda, cuello y brazos se me han erizado.

weimar muñoz dijo...

los satanistas somos unos lobos, lobos fieles al instinto sigilosos y astutos y desatamos ese demonio que llevamos dentro y dejamos que fluya para liberarnos y asi llegar al punto en que nuestra conciencia quiere estar...genial migel algOL!!!